domingo, 20 de enero de 2008

A UN AÑO DEL INICIO DEL ENJAMBRE DE AYSEN: MES DE ENERO



A UN AÑO DEL INICIO DEL ENJAMBRE DE AYSEN. Datos y notas para reflexionar acerca del más grande fiasco de la comunidad científica chilena en los últimos años.

LA PRIMERA SEMANA.
En la tarde del día 22 de Enero del año 2007 los habitantes de Puerto Aysén, Puerto Chacabuco y comunidades aledañas al Fiordo de Aysén comenzaron a vivir una experiencia desgastante y aterradora; más de 200 microsismos, apenas perceptibles, pero alarmantes para personas no habituadas a un constante y permanente movimiento de la tierra bajos sus pies, sus casas, sus escuelas, sus hospitales…


El día 23 de Enero, faltando 20 minutos para las seis de la tarde, el primer sismo moderado, de magnitud 5.20 MLGUC, sorprendía a la población que aún en su primer día de experiencia sísmica no comprendía ni el significado, ni el origen ni las posibles consecuencias de lo que estaba pasando a su alrededor.

“Pánico en Aysén por ola de sismos” era el título del Diario de Aysén en su publicación del día 23 de Enero 2007, (ver link abajo) al tiempo que las autoridades comenzaban a organizar su labor de coordinación para afrontar la emergencia.


http://www.diarioaysen.cl/noticias1.php?id=77

Cerca de la medianoche del día 23 un segundo sismo perceptible, de magnitud 4.70 mbGS, hacía aún más difícil poder conciliar el sueño a una población confundida y desinformada.
Más de 300 microsismos el día 24 y más de 200 microsismos los días 25, 26 y 27 de Enero hacían dudar a la población de la “normalidad” de lo que estaba ocurriendo, aún ante las declaraciones de las autoridades que llamaban a la calma.
Un sismo moderado, el segundo de este enjambre, tuvo lugar cerca de la medianoche del día 27, de magnitud 5.20 MwGS. Casi 200 microsismos el día 28 y más de 200 microsismos el día 29 servían de preámbulo a la anunciada llegada a Puerto Aysén, de los expertos, la armada y autoridades para estudiar, en el sitio mismo del suceso, los acontecimientos además de emitir una declaración acerca de su origen, tema acerca del cual ya se rumoreaba en todos los medios académicos y sobre el cual la prensa ya especulaba.




“A una fisura submarina de origen volcánico, atribuyó la Intendenta de Aysén, Viviana Betancourt, la serie de sismo en la zona luego de recibir el informe del equipo científico técnico integrado por especialistas en sismología y vulcanología que han estado realizando monitoreos al fenómeno desde el jueves.
El estudio concluyó en primer lugar que el hipocentro del enjambre de sismos se ubica a 20 kilómetros al noroeste de Puerto Chacabuco, en el fiordo Aysén, al norte de la isla La Mentirosa, y tiene origen volcánico.
"Se descarta terminantemente que el proceso sea tectónico", dijo la autoridad regional al comentar los antecedentes aportados por los expertos, junto con anticipar el probable futuro del enjambre sismico.




De manera que, a una semana de haberse iniciado el enjambre de Aysén, ya teníamos en las noticias a la Intendente Sra. Viviana Betancourt dando una declaración oficial, y al Director del Departamento de Sismología de la Universidad de Chile Sr. Sergio Barrientos, el Jefe de Protección Civil de la Onemi Sr. Juan Cayupi y el experto en Sismología del Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin) Sr. José Naranjo, quienes, asesorando en su calidad de expertos en sismología y vulcanología, atribuían el origen de los sismos a: una fisura submarina, ubicada al Noroeste de Puerto Chacabuco, de origen volcánico y además descartaban terminantemente que el proceso fuera tectónico.


Tres aseveraciones erradas, que a la postre resultaron ser las tres premisas falsas sobre las cuales se escribió este vergonzoso capítulo de la ciencia chilena.

http://www.radio.uchile.cl/notas.aspx?idnota=35773
http://www.latercera.cl/medio/articulo/0,0,3255_5666_249440268,00.html

Curiosa la inclusión en la declaración de una cuarta aseveración errada, aquella que descartaba terminantemente que el proceso fuera tectónico ya que en nada influía aceptar el origen tectónico de los sismos como posibilidad. La razón de este extraño proceder puede haberse debido a que en ese momento ya había varias opiniones acerca del origen tectónico del enjambre de Aysén, tanto a nivel académico como aficionado, tanto a nivel nacional como internacional (ver Links abajo)

http://forum.physorg.com/index.php?act=Print&client=printer&f=14&t=12336

Otra opinión que coincidía en atribuir un origen tectónico al enjambre fue el informe preparado por el geofísico Luis Donoso:
“el geofísico Luis Donoso, proponía la evacuación del área en torno a los epicentros por los riesgos a que estaban sometidos los pescadores, acuicultores y los colonos del sector. Dicho informe fue entregado a la a la Intendenta, quien a su vez lo remitió a la Onemi. Por su parte, Carmen Fernández, directora del organismo, reconoce haber recibido el informe, e incluso haber invitado al profesional a apoyar al equipo técnico de la institución.”

http://www.uc.cl/politicaspublicas/opinion/2007/06/terremoto-en-aysn-o-sismo-en-la-onemi.html

De esta manera y bajo este escenario, los errores y las equivocaciones, las declaraciones falsas y todo tipo de ignorancias, se sucedieron día tras día durante los meses de Febrero y Marzo del año 2007, mientras los habitantes de Aysén se sumían en el pánico y la confusión ante la seguidilla de sismos, que afectaban a un área no confinada solamente al fiordo de aysén, sino que a unos 500 kilómetros cuadrados al Noreste de Puerto Chacabuco. Nada ni nadie movió al equipo de expertos a revisar su posición, a considerar una segunda opinión, escuchar a los demás, encismados como estaban en sus grandes egos y pretensiones científicas.