miércoles, 5 de junio de 2013

LOS EVACUADOS DEL COPAHUE VUELVEN A SUS HOGARES...

Un estudio publicado recientemente en  Earth and Planetary Science Letters, de los autores Diana C Roman y Matthew D Gardine, da luz acerca de, lo que podría ser, un método para pronosticar la posible erupción de un volcán.


Dado que el método es extremadamente complicado y que requiere instrumentación y equipos de punta, he copiado aquí una imagen que sirve para interpretar lo siguiente:

"using a hybrid analysis of shear-wave splitting (SWS) and double-couple fault-plane solutions (FPS), we document the timing and nature of local stress field changes in the months to days preceding the 2009 eruption of Redoubt Volcano, Alaska, which was characterized by an abnormally long period of precursory low-frequency seismicity reflected in multiple escalations of alert levels prior to the eruption. We find that an approximately ~90° change in the polarization of fast S-wavelets (Φ) accompanied the earliest signs of seismic unrest in 2008 and continued through the eruption before diminishing in 2009. A similar change in the orientation of VT FPS occurred 18–48 h prior to the eruption onset on March 23, 2009, but almost two months after a strong increase in the rate of shallow VT earthquakes. Combined, our SWS and FPS results show the earliest-, and latest-known changes in seismic monitoring data, respectively, and are suggestive of a protracted period of slow magma ascent followed by a short period of rapidly increasing magma pressurization beneath the volcano. These results demonstrate the power of a combined stress-field analysis for clarifying the processes driving ambiguous seismic unrest at active volcanoes."

"Haciendo uso de un análisis híbrido de separación de ondas de corte (SWS) y soluciones de doble cupla de fallas planas (FPS), documentamos el tiempo de ocurrencia y la naturaleza de los cambios de campo de fuerza en los meses, a días, que precedieron a la erupción del volcán Redoubt, en Alaska, fue caracterizada por un anormalmente largo período de sismicidad precursora de baja frecuencia, lo que se vio reflejado, en una múltiple escalada de niveles de alerta previos a la erupción.
Se encontró que un cambio de polarización de alrededor de 90º en ondas rápidas S, acompañaron a las señales más tempranas de agitación sísmica en el 2008 y continuaron durante la erupción antes de disminuir en el 2009. Un cambio similar en la orientación de VT FPS ocurrió 18 a 48 horas antes del comienzo de la erupción el 23 Marzo 2009, pero, ésto, casi dos meses después de un fuerte incremento en la frecuencia de sismos VT a poca profundidad.
Combinados, los resultados de nuestros SWS y FPS, muestran que - los registros de monitoreo sísmico más tempranos (primeros) y más tarde (últimos) conocidos - respectivamente y sugieren que, hubo un período extendido de lento ascender de magma seguido de un corto período de una rápida presurización del magma bajo el volcán.
Estos resultados demuestran la capacidad del análisis de campos de fuerzas para clarificar los procesos que guían la ambigua agitación sísmica en los volcanes activos."

(Traducción libre de Rafael Peralta)

Si Ud lo entendió, espero que la comunidad científica nacional también lo haya entendido y se aboque a leer el artículo completo y a implementar la instrumentación y equipos necesarios para hacer un trabajo útil para la comunidad.

He destacado una "múltiple escalada de niveles de alerta" porque tiene que ver con el título de esta entrada. En otas palabras, las autoridades deben sopesar la utilidad de "múltiples evacuaciones" durante un largo período antes de una erupción, de un volcán que presenta "agitación sísmica (ambigua)"
Lo peor de este escenario es que, justamente la agitación sísmica puede disminuír e incluso parar totalmente, antes de una erupción (Chaitén, 5 días antes), en otras palabras, justamente cuando se piense que todo ya ha pasado podría venir lo peor...